El Servicio de Refuerzo de IRES va más allá de las necesidades académicas este 2021

El servicio de orientación y refuerzo escolar cuenta con la colaboración de CaixaProinfància
Fundació IRES
29 diciembre de 2021

Este año ha sido complicado para muchos niños. La pandemia ha dificultado a muchos alumnos el aprendizaje a causa de los constantes cambios en las modalidades escolares y algunos de ellos han necesitado más que nunca apoyo en sus estudios.

El programa de la Fundación IRES ha atendido durante el curso 2020-2021 un total de 60 chicos y chicas de primaria y secundaria, 13 de ellos durante el primer trimestre de 2021. Su tarea se centra a coordinarse con las escuelas para ayudar a los niños con aquellas materias que más los cuestan y acompañarlos porque finalicen sus tareas pendientes y deberes.

A raíz de la pandemia, muchos de los usuarios del servicio no han necesitado tanto el refuerzo en el ámbito de estudios sino que sobre todo más relacional y emocionalmente. La llegada de la COVID ha contribuido a hacer que muchos de ellos tengan actitudes más frías y distantes y que sea más necesario reforzar estos aspectos del día a día.

El tiempo para atender individualmente cada caso es esencial para poder comprender y tratar cada caso y resolver las dudas y dificultades, un factor que los usuarios y usuarias agradecen mucho.

Desde el ámbito de la psicología, la intervención ha consistido, por un lado, poder establecer un primer contacto e inicio del vínculo terapéutico, tanto con los niños como con las familias. Desde el servicio han detectado conjuntamente con el centro qué son las necesidades primordiales de los niños, inquietudes o dificultades. Las intervenciones consisten sobre todo reforzar la autoestima de la infancia, trabajar la identidad, conocer las dinámicas intrafamiliares, ofrecer estrategias de afrontamientos, trabajar habilidades sociales, sobre todo la asertividad porque hay respuestas bastante agresivas e identificar, reconocer y gestionar las emociones desagradables.
Los patrones familiares muchas veces ocasionan aislamiento o respuestas agresivas e impulsivas a los niños que pueden afectar su aprendizaje y a su conducta con el entorno.

El tiempo para atender individualmente cada caso es esencial para poder comprender y tratar cada caso y resolver las dudas y dificultades, un factor que los usuarios y usuarias agradecen mucho. Hay procedimientos más lentos que otros y los niños muchas veces se ponen a la defensiva y esto también dificulta el acceso conectar con el dolor.

Este servicio recibe el apoyo y la financiación del programa CaixaProinfància de la Fundación «la Caixa».