Construyendo 50 años

"Un aniversario no es añoranza del pasado, sino proyección de futuro", Natalia Valenzuela nos explica cómo se construyen 50 años en la Fundación IRES
Natalia Valenzuela en el acto del 50 aniversario de la Fundación
Fundació IRES
2 agosto de 2019

Conmemorar 50 años de una organización sin ánimo de lucro como Fundación IRES permite poner en valor la función social de las entidades del Tercer Sector y reivindicar la utilidad de estas para acompañar a personas y familias en sus proyectos de vida. Siempre, bajo el paradigma de conseguir romper con las desigualdades sociales y poder construir un discurso de incidencia que permita cambios sociales y políticos necesarios para construir un mundo más justo.

Cuando el mes de junio de 1969, dentro de la dictadura franquista, nació el Instituto de Reinserción Social, la primera asociación privada sin ánimo de lucro y profesional de ámbito estatal, los que formaban parte de esta iniciativa seguramente no eran conscientes de la trascendencia de su acción. IRES desarrollaría un marco de incidencia en los poderes políticos y judiciales, participando así de la creación de las primeras huellas del trabajo social profesionalizado y de la intervención en el marco de lo que ahora entendemos por Ejecución Penal.

Asimismo, años más tarde puso en marcha programas sociales de prevención, trabajo familiar y terapéutico y con la llegada de los ayuntamientos democráticos, donde muchos de los servicios de la institución fueron incluidos en la cartera de servicios sociales municipales, se continuaron generando nuevos programas contra la violencia familiar y de género, de prevención de la drogodependencia o de la Gestión de la Renta Mínima de Inserción, desplegándose a otros territorios como Gerona y Baleares.

Una vez establecida como Fundación Privada, IRES empieza a potenciar la creación de servicios y proyectos innovadores enmarcados en la atención integral a las familias en su entorno y desde una metodología de empoderamiento, donde el centro de la atención es la persona atendida y los profesionales acompañan en sus procesos. Esta es nuestra forma de entender la intervención social y, por tanto, el aniversario no es añoranza del pasado, sino proyección de futuro, desde las raíces de donde venimos.

La Fundación IRES apuesta por el análisis constante de las necesidades emergentes que fomentan la renovación organizativa constante, de propuesta y de acción, lo que se constata en continuar trabajando para entender la vulnerabilidad como oportunidad para un cambio real, y no lo queremos hacer solos, lo queremos seguir haciendo con las alianzas que siempre hemos promovido y con la solvencia y calidad que ello requiere.

Conseguir posicionarnos como entidad líder en la atención integral a las familias es uno de los retos que la entidad se marca, y lo emprendemos con la fuerza que nos dan cincuenta años de vida de una organización útil y arraigada a dar respuestas integrales a las realidades sociales diversas.

Con un espíritu crítico para continuar acompañando a las personas y familias en situación de vulnerabilidad a través de equipos profesionalizados en el ámbito social, psicológico y educativo y en un momento donde la innovación habla de crear conjuntamente, en IRES seguimos aprendiendo con las entidades públicas y privadas colaboradoras, así como con las personas y familias atendidas que confían en nuestro trabajo.

A todos y todas los que habéis hecho posible que el trabajo de la Fundación IRES a lo largo de estas cinco décadas sea una realidad, muchas gracias por su acompañamiento y apoyo que impulsa nuestra razón de ser y que en ayuda a transformar la sociedad. Seguiremos trabajando con empuje por una sociedad igualitaria y justa.

Natalia Valenzuela, Directora de la Fundación IRES.