Entrevista a la Carolina Pinheiro, madre del Casal en Familia de Palma

Acudir al Casal en Familia me sirvió mucho para orientarme con la educación de mi hija: Saber dónde había que aflojar o dónde ser más firme en cuanto a normas y límites.
Carolina i la Yasmine amb les educadores del Casal en Família a Palma: La Noèlia i laLorena
Fundació IRES
7 noviembre de 2019

«A las sesiones del Casal en Familia me he abierto y he sacado un poco más de mí misma «.

Carolina Pinheiro participa con su hija Yasmin del proyecto Casal en Familia de Palma, donde llegó poco después de vivir uno de los momentos más difíciles de su vida. Hacía poco que el padre de la Yasmin había muerto y Carolina se encontraba sola para hacer frente al duelo familia.

Después de las primeras sesiones en el Casal, de conocer a Lorena y Noelia, las educadoras del proyecto, lo que más aprecia de la experiencia es haber retomado la relación de complicidad y la comunicación con su hija, fortaleciendo el vínculo que las une.

¿Cómo conociste el proyecto del Casal en Familia de la Fundación IRES?
Lo conocimos a través del colegio. La profesora nos dijo que Yasmin era apta para participar del Casal y nos invitaron a una reunión en la que había más padres y madres. A mí me pareció muy interesante y entonces decidimos empezar. Además, hacía poco que había muerto el padre de mi hija -tan solo hacía dos meses- y a la profesora le pareció que sería bueno para ella que empezara el programa para conocer otros niños y niñas y hacer actividades que podían hacer mejorar su estado de ánimo.


¿Cuál era su situación familiar en ese momento?
La situación era complicada: yo no estaba bien anímicamente porque me había quedado sola con mi hija. Lo pasé mal, llorando mucho y sintiendo mucha pena. Entonces, venir aquí, al Casal en Familia, era una manera de salir de todo esto y, la verdad es que a medida que iban haciendo las sesiones grupales, me iba gustando más.

¿Qué dificultades teníais que afrontar en familia? ¿Y individualmente?
Ver a mi hija muy triste me hacía mucho daño. Me hizo sentir cierto alivio ver que, cuando ella estaba aquí, en el Casal, se encontraba bien con los otros niños y niñas, se distraía y hacía actividades. Poco a poco, mi hija iba superando la tristeza.

¿Recuerdas alguna situación concreta en que pensasteis que necesitabais algún tipo de ayuda o apoyo?
No pensaba que fuera necesario acudir a ningún recurso externo, pero cuando me explicaron el programa pensé que estaría muy bien participar. En aquel tiempo yo no estaba bien y no podía pensar con mucha claridad, pero cuando conocí el programa Casal en Familia, me pareció fantástico.
Como madre, ¿qué te preocupa más en cuanto a la crianza y la educación de tu hija?

A mí me preocupa estar a solas con ella y tener toda la responsabilidad de cuidarla y educarla, de hacerlo bien. Que ella crezca siendo una buena persona, que no se meta en problemas, que sea útil para la sociedad. También me preocupa su educación y es una cosa en la que estoy trabajando cada día. Supongo que estas preocupaciones la tienen todos los padres y todas las madres.

¿Sientes que has experimentado cambios después de convertirse en miembros del Casal en Familia?
Yo noto un cambio en ella pero también coincidió que se quedó sin padre poco antes de llegar al Casal. El padre era quien consentía mucho más a la Yasmin y, cuando estaba con nosotros, ella podía «hacer lo que quisiera». Ahora que está solo conmigo, he notado que no está tan consentida ya que siempre he sido yo quien ha puesto los límites. En general, yo creo que este cambio es fruto de las dos cosas.
El hecho de venir al Casal en Familia le ha hecho muy bien, porque estar con otros niños hace que ella también aprenda de ellos, así como aprende de sus educadoras, Lorena y Noelia. Cuando sale del Casal siempre me dice las cosas que se ha trabajado y noto que ha hecho un cambio positivo.

¿Y en que sentís que os ha beneficiado formar parte del proyecto?
Primero de todo quitarme la pena de ver a mi hija triste, esto era el tema principal. Estaba muy mal en casa y verla aquí, contenta, como que se olvidaba de la pena, eso para mí ha sido súper importante. Os lo agradezco mucho. Yo he aprendido mucho con Lorena y Noelia, he compartido tiempo con mi hija, hemos hecho actividades interesantes, cosas creativas, etc.
Antes yo era una persona muy cerrada y he notado que en las sesiones del Casal en Familia me he abierto y he sacado un poco más de mí misma. Normalmente me lo guardo todo y no soy de explicar las cosas que hago o que no hago, además de que no me gusta hacerlo, pero cuando venía aquí notaba que me gustaba y me hacía bien charlar. Además me quedo con todas las cosas que he aprendido, de todos los temas que se han tratado en el Casal, temas muy interesantes, aprendizajes que llevaré para siempre.
En Lorena he visto una persona que se preocupa, que cuida mucho lo que hace y, gracias a ello, yo me he podido abrir, porque anteriormente he ido a otros grupos y no he conseguido abrirme. También he visto como mi hija se sentía muy a gusto con Noelia, y ha construido mucho vínculo con ella.

¿ Y en el rol de madre concretamente?
Noté un beneficio, después de la tragedia familiar que pasamos y después de todo un proceso, ahora mismo yo noto que estamos bien, que hablamos y estamos tranquilas. Las dos nos comunicamos. Acudir al Casal en Familia, después de morir el padre de la Yasmin, me sirvió mucho para orientarme y saber dónde continuar con la educación de mi hija; donde había que aflojar, donde ser más firme en cuanto a normas y límites.

Como familia, ¿cómo os veis dentro de unos años?
Me preocupo mucho por su educación, es algo muy importante. Por eso, me imagino a la Yasmin en la universidad, trabajando, hasta que llegue el día en que ella se vaya de casa y forme su familia, con eso yo estaría muy contenta. Pero creo que todo esto son cosas que debe decidir ella. A mí me gustaría acompañarla en todo lo que he dicho, pero al final es ella quien debe tomar sus decisiones.