Parlem Telecom colabora con la Fundación IRES para combatir la brecha digital

Hasta que finalice el curso, los niños de estas familias tendrán acceso a internet para seguir las clases y continuar con los programas de refuerzo educativo
Fundació IRES
4 junio de 2020

Durante el mes de mayo, la operadora de telecomunicaciones Parlem Telecom ha colaborado con la Fundación IRES dando 25 tarjetas SIM para facilitar el acceso a internet de niños y jóvenes de familias en situación de vulnerabilidad.
La operadora de telecomunicaciones catalana ha colaborado a través del reto Conectamos oportunidades, impulsado por la asociación del 22 @ Network en favor de la Fundación IRES, y con el objetivo de hacer llegar recursos tecnológicos a las familias más afectadas por la brecha digital.

Hasta el momento, la iniciativa ha dotado de material a más de 70 familias de los proyectos de atención integral que se llevan a cabo desde la entidad social en Cataluña y Baleares.

Poco después de comunicar la reanudación del curso escolar en todo el Estado, el pasado 14 de abril, el Departament de Ensenyament de la Generalitat anunciaba que entre el 10 y el 15% de los y las alumnas en Cataluña no disponían de acceso a recursos tecnológicos, un hecho que ponía de manifiesto las desigualdades y la falta de oportunidades que afectan hoy en día a miles de familias en situación vulnerable. Según el último estudio de la Fundación Ferrer Guardia, Brechas digitales: Nuevas expresiones de las desigualdades, 155.000 hogares catalanes todavía no disponen de acceso a internet.

Así pues, a la crisis sanitaria se le sumaría la otra crisis subyacente, provocada por la falta de recursos básicos y que cada día que pasa agrava la situación personal y familiar a muchos más hogares. Además de poder tener electricidad, agua corriente y la nevera llena, tener internet y contar con recursos de entretenimiento son las herramientas que más han necesitado las familias con hijos e hijas en edad escolar durante este confinamiento. Más aún cuando no contar con ellas ha significado el aislamiento social casi total.

Así ha sido el caso de Fairlady, madre de familia monoparental y usuaria del proyecto Aferra’t, uno de los servicios centrados en la promoción de la inclusión social que la Fundación IRES lleva a cabo en el distrito de Sant Martí, en Barcelona. «Una vez que el instituto anunció que los alumnos debían seguir trabajando con deberes y sesiones escolares a través de internet, sentí ansiedad por no saber cómo hacerlo con mi hija, ya que no teníamos conexión wifi en casa «, nos confiesa. «Esto nos hacía sentir a ambas desconectadas del mundo, y aisladas; con mucha angustia y estrés por no poder buscar soluciones y con el miedo de quedarnos atrás».

Como muchas otras madres, no poder ofrecer recursos para que su hija pudiera seguir el curso le hacía sentir una angustia y malestar emocional que tuvo que gestionar con el apoyo psicoterapéutico de los profesionales de la fundación. Lo que más le preocupaba era la incertidumbre de la situación, no saber si se podrían contagiar por la Covid-19, qué riesgos comportaba y no saber si podrían contar con la ayuda que necesitaban. «¿Cuánto tiempo tendremos que estar cerradas? Cuando volverá a mi hija a la escuela o, cuando podré volver a trabajar? Estas son las preguntas recurrentes que me hacía y que no me dejaban dormir «, nos comparte. Su inquietud, sin embargo, se aligeró cuando, durante la primera semana de mayo recibió la tarjeta SIM de Parlem Telecom. Este recurso le ha permitido a su hija retomar el ritmo del curso escolar y tener más posibilidades de entretenimiento a pesar de estar confinadas; ya ella, tener acceso a la información para estar al día respecto a las nuevas medidas que se tuvieran que adoptar durante el estado de alarma por la Covidien-19, además de poder buscar trabajo y elegir formas alternativas de ocio para a su familia.

La familia de Gladys, madre de dos hijos, participa en diferentes servicios de atención integral a familias de la Fundación IRES en Barcelona. Al estallar el estado de alarma, ella fue afectada por un ERTE y su marido se quedó sin trabajo. También, tuvieron que lidiar con el estrés que suponía tener a sus hijos e hijas en casa sin poder hacer el seguimiento escolar correspondiente o sin tener opciones de entretenimiento para gestionar el tiempo. Gladys, además de encargarse de los cuidados, tenía que hacer de maestra de sus pequeños con los pocos materiales que tenía a mano. «No estábamos preparados para no poder ir a la escuela de un día para otro», se lamenta, «de hecho, no teníamos ni material escolar básico, como lápices de colores, folios o gomas de borrar…» . Además, nos cuenta, que sus hijos e hijas eran de los pocos niños de la escuela que no tenían acceso a internet o recursos, como un ordenador o una tablet, para conectarse en grupo. Desde el centro educativo, toda la información sobre las materias la enviaban por correo electrónico y hacían encuentros online en las que no podían participar. «Lo que más me angustiaba como madre es que mis hijos no pudieran estar al mismo nivel que sus compañeros de clase». Tras recibir las primeras donaciones de material, entre ellas, las tarjetas SIM, la dinámica en su casa mejoró. Lo que más valora ahora es el hecho de que sus hijos se puedan sentir como iguales, con igualdad de condiciones respecto a sus compañeros de clase. Y como ella misma lo expresa, «saber que estamos haciendo todo lo que podemos con toda la ayuda que nos están dando nos ha hecho sentir más seguros como padres».

La brecha digital es sólo un aspecto de la brecha social en la que viven miles de personas a nuestro alrededor, y que nos puede afectar a todos, y representa la desigualdad y la falta de oportunidades para acceder a los recursos disponibles, sobre todo por parte de aquellos colectivos más vulnerables. Su reducción real dependerá de una voluntad y unos esfuerzos comunes a una era en que la tecnología puede brindarnos más oportunidades, contribuir a nuestro bienestar social y estando al servicio de las personas.

Esta colaboración con la Fundación IRES se añade a otras acciones solidarias que ha llevado a cabo Parlem Telecom para luchar contra la brecha digital durado el estado de alarma. Así, la operadora catalana aportó 30 tarjetas SIM en el Ayuntamiento de Vic y 30 al de Torroella de Montgrí para garantizar el acceso a Internet de alumnos que forman parte de familias en situación de vulnerabilidad en estas localidades, y también colaborar con la entidad Casal instalando wifi a 50 familias vulnerables en Barcelona, Badalona, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet y Salt. Por otra parte, Hablemos Telecom también dio 400 tarjetas SIM para una iniciativa del Colegio de Médicos de Barcelona, que permitió la conectividad, mediante tabletas o móviles con tecnología 4G, entre pacientes ingresados por COVID19 y sus familias a varios hospitales catalanes.